Skip to content
Notification Image

Important! APA's Online Systems Updated.

Password reset will be required.

Read more here >

¿Qué es estigma, prejuicio y discriminación?

ver en ingles

Más de la mitad de las personas con una enfermedad mental no reciben ayuda por sus enfermedades mentales. A menudo, las personas evitan o retrasan la búsqueda de tratamiento porque tienen miedo de ser tratadas de forma distinta o de perder su sustento. El estigma, prejuicio y discriminación contra las personas con una enfermedad mental es un problema que puede ser sutil u obvio y causar daño.

Conocer cómo se manifiesta y qué hacer puede ayudar en erradicar el estigma y las barreras para el diagnóstico y tratamiento que afecta a los hispano, latinos.

Los hechos sobre el estigma, el prejuicio y la discriminación

El estigma suele surgir de una falta de conocimiento o de miedo. Las representaciones imprecisas o incorrectas sobre la enfermedad mental en los medios de comunicación contribuyen a estos factores. Una revisión de los estudios sobre el estigma muestra que aunque el público puede aceptar causas médicas o genéticas de los problemas de la salud mental y la importancia de obtener tratamiento, aún existe una opinión negativa sobre las personas con enfermedades de la salud mental.

Los investigadores identifican tres tipos distintos de estigma: (véase el gráfico siguiente).

  • El estigma público implica las actitudes negativas o discriminatorias que otras personas tienen sobre la enfermedad mental.
  • El autoestigma se refiere a las actitudes negativas que tienen las personas sobre su propia enfermedad mental, incluyendo sentir vergüenza.
  • El estigma institucional essistémico e implica políticas del gobierno y las organizaciones privadas que de forma intencionada o no intencionada limitan las oportunidades de las personas con una enfermedad mental. Entre algunos ejemplos se incluye la asignación de menos fondos para la investigación de la enfermedad mental o menos servicios de salud mental en relación con otro tipo de atención médica.

El estigma no solo afecta directamente a las personas con enfermedad mental, sino que también a los seres queridos que los apoyan, incluyendo a sus familiares.

El estigma en torno a la enfermedad mental es una barrera estudiada de varios grupos diversos , como los Hispanos y Afrodescendientes que tienen una menor probabilidad de buscar asistencia médica mental que otros grupos 1. Para la comunidad hispana o latina puede ser un tabú hablar públicamente de cuestiones "privadas". Los problemas de la salud mental pueden verse como un signo de debilidad o considerarse como "nerviosismo" o "locura". Para los hispanos o latinos, que ya se enfrentan a la discriminación en el hogar y el empleo, el estigma puede conllevar una deficiencia en los resultados de la salud mental. Hablar mas del tema y compartir los problemas de salud mental entre personas y comunidades puede combatir las barreras para diagnosticarla y tratarla.

Tipos de estigma

Public

Estereotipos y prejuicios - Las personas con enfermedad mental son peligrosas, incompetentes, culpables de su enfermedad e impredecibles.

Discriminación - Por tanto, los empleadores pueden evitar contratarlos, los propietarios de viviendas pueden negar alquilarles las viviendas y el sistema sanitario puede ofrecer un menor nivel de asistencia sanitaria.

Self

Estereotipos y prejuicios - Soy peligroso/a, incompetente y culpable.

Discriminación - Estas ideas conducen a una menor autoestima y autoeficacia: "¿por qué? Alguien como yo no merece una buena salud".

Institucional

Estereotipos y prejuicios - Los estereotipos se integran en las leyes y otras instituciones.

Discriminación - Pérdida de oportunidades intencionadas o inintencionadas.

Fuente: adaptado de Corrigan, et al.

Las apariciones en los medios de comunicación de personas con enfermedad mental pueden influir en las percepciones y el estigma y a menudo han sido apariciones negativas, imprecisas o violentas. Un estudio publicado en abril de 2020 analizó un reciente ejemplo, la popular película Joker (2019), que representa al personaje principal como una persona con enfermedad mental que se hace extremadamente violenta. El estudio descubrió que ver la película "estaba asociado con mayores niveles de prejuicio hacia las personas con enfermedad mental". Asimismo, el autor sugiere, el "Joker puede agravar el autoestigma de aquellas personas que padecen una enfermedad mental, conduciendo a retrasos en la búsqueda de ayuda".

El estigma de la enfermedad mental es universal. Un estudio de 2016 sobre el estima concluyó que "no hay país, sociedad o cultura donde la gente con una enfermedad mental tenga el mismo valor social que las personas sin dicha enfermedad mental".

Efectos perjudiciales del estigma y la discriminación

El estigma y la discriminación pueden contribuir al empeoramiento de los síntomas y disminuir la probabilidad de recibir tratamiento. Una reciente   investigación encontró que el autoestigma produce efectos negativos en  la recuperación de  las personas diagnosticadas con enfermedades mental grave. Entre los efectos se incluyen:

  • menos esperanza
  • baja autoestima
  • aumento de los síntomas psiquiátricos
  • dificultades con las relaciones sociales
  • menos probabilidad de cumplir con el tratamiento
  • más dificultades en el trabajo

Un estudio de 2017 que analizó a más de 200 personas con enfermedad mental durante un periodo de dos años, encontró que un mayor autoestigma estaba asociado con una falta de recuperación después de un periodo de uno a dos años.

El estigma también puede afectar al entusiasmo político, la recaudación de fondos y disponibilidad de entidades benéficas, el apoyo de los servicios locales y una falta de fondos para la investigación de la salud mental en relación con otras enfermedades.

Algunos efectos perjudiciales más del estigma incluyen:

  • Reticencia para buscar ayuda o tratamiento y menos probabilidad de continuar el tratamiento
  • Aislamiento social
  • Falta de comprensión por parte de familiares, amigos, compañeros o de otras personas
  • Menos oportunidades para trabajar, en la escuela o en actividades sociales o dificultades para encontrar vivienda
  • El acoso, la violencia física o el hostigamiento
  • Seguro médico que no cubre adecuadamente el tratamiento de la salud mental
  • La creencia de que nunca se tendrá éxito en ciertos retos o que no se puede mejorar dicha situación

Fuente: adaptado de la Clínica Mayo

El estigma en el trabajo

Los Programas de Asistencia al Empleado (PAE), habitualmente disponibles a través de los empleadores, ayudan a los empleados a afrontar varias preocupaciones como los factores estresantes del trabajo y la vida personal, problemas que afectan al bienestar mental y emocional, problemas familiares, preocupaciones financieras, problemas en las relaciones o preocupaciones legales. No obstante, los servicios no suelen usarse, solo cerca del 3 al 5 % de los empleados usan los servicios PAE disponibles, de acuerdo con el Centro de Salud Mental en el Trabajo.

Una encuesta nacional de 2019 de la Asociación Americana de Psiquiatría (APA) concluyó que el estigma de la salud mental es aún un reto en el trabajo. Cerca de la mitad de los trabajadores estaban preocupados por hablar de los problemas de salud mental en sus trabajos. Más de uno de cada tres estaban preocupadospor ser despedidos si buscan atención médica para la salud mental.

Solo cerca de uno de cada cinco trabajadores se sentían completamente cómodos hablando de problemas de salud mental. La encuesta encontró una división generacional: los milenials (personas que nacieron entre 1981 y 1998) tenían casi el doble de probabilidad que los "baby boomers" (personas que nacieron entre 1946 y 1964) (62 % vs. 32 %) de sentirse cómodos al hablar de su salud mental.

Casi la mitad de los trabajadores se sentían, algo cómodos al hablar sobre la salud mental y la mayoría de los trabajadores decían que estarían dispuestos a ayudar a un compañero en apuros con recursos de salud mental. No obstante, incluso entre los que tienen mayor disposición a ayudar, cerca de uno de cada cuatro trabajadores decía que no sabía a dónde acudir para solicitar ayuda para la salud mental.

Abordar el estigma

Conocer o tener contacto con alguien que tiene  una enfermedad mental  es una forma de reducir el estigma porque reduce el miedo y aterriza la realidad de vivir con enfermedades mentales Las personas que hablan y comparten sus experiencias podrían ayudar a otras personas que padecen de problemas mentales sentirse cómodos en compartir sus propias historias y procurar tratamiento.  

Una revisión de la investigación de 2016 sobre afrontar el estigma concluyó que los esfuerzos para reducir el estigma y la discriminación pueden funcionar a nivel personal y de la población. La evidencia más robusta era en relación con los esfuerzos antiestigma, que implicaban el contacto con personas con una experiencia en enfermedades mentales. 

Cerca de 3 de cada 4 jóvenes adolescentes que buscan información en línea sobre la depresión afirmaban que buscaban anécdotas o experiencias y perspectivas personales de personas que habían sufrido en el pasado.

Una encuesta nacional del 2020 realizada a personas de 14 a 22 años encontró que el 90  por ciento de los adolescentes y adultos jóvenes que experimentan síntomas de depresión buscan en línea relatos de otras personas a través de blogs, podcasts y vídeos.

Muchas celebridades, como Chiquis Rivera, Dwayne "The Rock" Johnson, Selena Gómez y Shakira han compartido públicamente sus historias de retos con enfermedades mentales y llevaron el debate a los medios generales y las conversaciones de cada día.

Las campañas de marketing social también son efectivas. Por ejemplo, una investigación analizó la eficacia de una campaña de marketing social en California y encontró que si los adultos con probabilidad de enfermedad mental estaban expuestos a la campaña de salud mental de California, el 47 % recibía tratamiento. Si los mismos adultos no estaban expuestos a la campaña, el 36 % recibía tratamiento.

La Alianza Nacional sobre las Enfermedades Mentales (NAMI, por sus siglas en inglés) ofrece algunas sugerencias acerca de lo que podemos hacer como individuos para ayudar a reducir el estigma de las enfermedades mentales:

  • Hable abiertamente sobre la salud mental, por ejemplo, puede compartir el tema en las redes sociales.
  • Infórmese e informe a los demás: responda a percepciones erróneas o comentarios negativos compartiendo hechos y experiencias.
  • Sea consciente del lenguaje: recuérdele a la gente que las palabras son importantes.
  • Fomente la igualdad entre las enfermedades físicas y mentales: haga comparaciones sobre cómo tratarían a alguien con cáncer o diabetes.
  • Muestre compasión por las personas con enfermedades mentales.
  • Sea honesto sobre el tratamiento: normalice el tratamiento de la salud mental, al igual que cualquier otro tratamiento médico.
  • Advierta a los medios de comunicación cuando utilicen tanto un lenguaje como una manera estigmatizante al presentar historias de enfermedades mentales.
  • Elija el empoderamiento en lugar de la vergüenza: "Lucho contra el estigma eligiendo vivir una vida empoderada. Para mí, eso significa ser dueña de mi vida y mi historia, y no permitir que otros dicten cómo me veo o cómo me siento conmigo misma". – Val Fletcher, respondiendo en Facebook a la pregunta: "¿cómo se lucha contra el estigma?".

Aunque el estigma y la discriminación aún prevalecen en el trabajo, los empleadores cada vez más abordan el estigma contra la enfermedad mental. El Centro para la Salud Mental en el Trabajo de la Fundación APA enfatiza la importancia de disponer de servicios de atención médica y esfuerzos específicos para romper el silencio que rodea al tema de la salud mental.

El Centro para la Salud Mental en el Trabajo sugiere que las organizaciones se esfuercen por "crear una cultura donde mencionar la depresión, ansiedad, la enfermedad postraumática y otras enfermedades habituales se mencione tanto como la diabetes, la hipertensión y las migrañas".

Los empleadores que lideran los esfuerzos por abordar el estigma ofrecen algunas recomendaciones:

  • Programas y enfoques personalizados para la cultura de su empresa y las fortalezas existentes.
  • Mencionar su compromiso por liderar un lugar de trabajo con un comportamiento saludable cada vez que mencione el compromiso de la empresa con su cultura general de salud, atrayendo y reteniendo a los mejores talentos y valorando a sus empleados, etc.
  • Capacitar a los líderes para identificar la angustia emocional y derivar al médico, así como responder rápida y constructivamente a los problemas de desempeño conductual.
  • Dar la bienvenida a la necesidad de alojamientos. Capacitar a los jefes para que respondan adecuadamente.

Fuente: Working Well Toolkit

Organizaciones y recursos

En todo el país, numerosas organizaciones y recursos se centran en abordar el problema del estima y discriminación de la salud mental. A continuación se destacan algunos ejemplos:

  1. Clínica Mayo: Salud mental: cómo superar el estigma de las enfermedades mentales
  2. Oficina de la Salud de la Mujer
  3. Como hablar de los problemas de la salud mental
  4. Hablando sobre la salud mental
  5. Cuidado de la salud mental
  6. Bring Change to Mind es una organización sin ánimo de lucro orientada a promover el diálogo sobre la salud mental y concienciar, comprender y empatizar. La actriz y activista Glenn Close confundó Bring Change to Mind en 2010 después de que su hermana y sobrino fueran diagnosticados con enfermedades mentales. Ofrece recursos y herramientas para saber más y actuar para reducir el estigma.

¿Cómo paramos el estigma? Conversación

Pruebe estos sencillos consejos para hablar.

Diga

  • "Gracias por ser abierto/a conmigo".
  • "¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?"
  • "Lamento oír eso. Debe ser difícil ".
  • "Estoy aquí cuando me necesites".
  • "No me puedo imaginar por lo que estás pasando".
  • “La gente puede mejorar”."Oh señor, eso es horrible".
  • "¿Te puedo apoyar en pedir una cita con un médico o psiquiatra? 
  • "¿Cómo  te sientes hoy?"
  • "Te quiero".

No digas

  • "Podría ser peor".
  • "Tan solo afróntalo".
  • "Recupérate rápido".
  • "Todos sienten eso a veces".
  • "Puede que  te lo causaste solo/a".
  • "A todos nos ha pasado".
  • "Tiene que recomponerse".
  • "Intente tener pensamientos más felices".

Evite el uso de las palabras "loco" y sus connotaciones asociadas u otras expresiones coloquiales.

Fuente: MakeItOK.org

Referencias

Revisión por médicos

Jeffrey Borenstein, M.D.,
en Agosto de 2020

Medical leadership for mind, brain and body.

Join Today