Skip to content
Notification Image

Important! APA's Online Systems Updated.

Password reset will be required.

Read more here >

¿Qué son suicidio y autolesión?

ver en ingles

Suicidio es el acto de quitarse deliberadamente la vida. Una persona que se suicida posea la intención de morir y causa su propia muerte.

El suicidio es la 12ª causa de muerte en los Estados Unidos y la 2ª causa de muerte después de los accidentes en personas entre 10 y 34 años de edad.

En 2020, 45,979 personas fallecieron por suicidio en los Estados Unidos, lo cual revela una crisis de la salud pública que ha aumentado 30% en 20 años.  En 2020, 4,571 personas de origen latino/hispano fallecieron a causa de suicidio, una cifra superior a las muertes por homicidio. Ese mismo año, 3 millones de jóvenes latinos/hispanos de entre 12 y 17 años dijeron haber pensado seriamente en el suicidio.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), aproximadamente 1,2 millones de adultos, que incluyen 243,000 latinos/hispanos, intentan suicidarse cada año. Más de 1 en cada 5 personas que fallecieron por suicidio habían expresado su intención de suicidarse.

Los hombres tienen un riesgo tres veces mayor de quitarse la vida en comparación con las mujeres.  El uso de armas de fuego fue responsable de casi la mitad de los suicidios.

Sin embargo, el suicidio puede evitarse conociendo los factores de riesgo y detectando las señales de alertas. Conociendo y compartiendo esta información, se puede evitar la pérdida trágica de 130 personas al día causa del suicidio.

El impacto de la pandemia de COVID-19

La pandemia ha generado nuevos factores de riesgo, por ejemplo, mayor aislamiento que resulta en separación del apoyo social y de estrategias de afrontamiento como jugar deporte o actividades creativas. Otros factores de riesgo por causa de la pandemia incluyen menos acceso a los servicios de atención médica y recursos comunitarios, pérdidas traumáticas y aumento de factores estresantes en el hogar.  Las tasas de suicidio, mostraron un descenso en términos generales en 2020, sin embargo han aumentado en mujeres menores de 25 años y otros grupos minoritarios, como hombres adultos afrodescendientes no hispanos, nativos estadounidenses y latinos/hispanos, los cuales registraron un aumento del 3, 8 y 5 por ciento respectivamente.

Factores de riesgo, señales de advertencia y factores de protección

El suicidio está vinculado a problemas de la salud mental, especialmente la depresión y el abuso de alcohol u otras sustancias dependientes. Para los jóvenes, puedes impactar el bullying utilizando tecnología como a través de las redes sociales o en video juegos por internet. La historia de un intento de suicidio previo es el factor de riesgo más importante.

Según el Centro de Recursos para la Prevención del Suicidio:

  • Los factores de riesgo son las características que hacen que sea más probable que una persona tenga ideas suicidas, intente suicidarse.
  • Las señales de advertencia indican un riesgo inmediato de que una persona intente suicidarse.
  • Los factores de protección son las características que hacen que sea menos probable que una persona tenga ideas suicidas, intente suicidarse

Factores de riesgo del suicidio

Existen ciertos episodios y circunstancias que podrían aumentar el riesgo de suicidarse (no están indicados en un orden particular, excepto el primero).

  • Intento(s) previo(s) de suicidio
  • Un antecedente de suicidio en la familia
  • Abuso de sustancias
  • Problemas o enfermedades del estado de ánimo (por ejemplo, depresión, trastorno bipolar)
  • Acceso a medios letales (por ejemplo, poseer armas de fuego o tener accesibilidad a ello)
  • Pérdidas y otros sucesos (por ejemplo, la ruptura de una relación o el fallecimiento de un ser querido, fracasos académicos, problemas legales, dificultades económicas, acoso escolar, etc.)
  • Antecedentes/Historial de trauma o abuso
  • Enfermedad crónica, incluido el dolor crónico
  • Exposición al comportamiento suicida de otras personas

Si necesita ayuda, llame a la National Suicide Prevention Lifeline (Línea Nacional de Prevención del Suicidio) al 1-800-273-TALK (8255) o visite suicidepreventionlifeline.org  y  haga clic en el chat.

Un reciente informe del CDC hace hincapié en la complejidad del suicidio y señala que, si bien las afecciones de salud mental podrían ser un factor de contribución, casi la mitad de los casos de suicidio no implicaron una afección de salud mental conocida. Los principales factores que contribuyen al suicidio son los problemas de relación con la pareja, una crisis pasada o reciente (en las dos últimas semanas) y el uso de sustancias. En algunos casos, un factor estresante reciente, una catástrofe repentina o un fracaso pueden hacer que las personas se sientan desesperadas, sean incapaces de ver una salida y que estas circunstancias se conviertan en un "punto de inflexión" hacia el suicidio. Muchas de las personas que decidieron suicidarse se estaban enfrentando problemas de salud mental sin diagnóstico. Según el Centro de Recursos para la Prevención del Suicidio, los factores de riesgo más importantes que afectan a la población hispano/latina son el abuso de alcohol, la falta de acceso a servicios de salud mental, o una disminución del uso de estos, estrés por aculturación y/o sensación de marginación, conflictos familiares y discriminación.

Señales de alerta del suicidio

  • Hablar o escribir con frecuencia sobre la muerte o sobre el suicidio
  • Hacer comentarios sobre sentirse incapaz, inútil o que no tiene valor
  • Usar expresiones que muestran la falta de motivos para vivir o la falta de un sentido de propósito en la vida, decir frases como "sería mejor que dejara de existir" o "quiero terminar"
  • Aumento del consumo de alcohol y/o abuso de drogas
  • Aislarse de los amigos, la familia y la comunidad
  • Tener un comportamiento imprudente o hacer actividades más riesgosas sin pensar
  • Marcados cambios de humor
  • Hablar sobre sentirse atrapado o sobre “ser una carga para los demás

Factores de protección

Todos los grupos raciales y étnicos se benefician de los siguientes factores de protección:

  • Contactos con proveedores (por ejemplo, llamada telefónica de seguimiento de un profesional sanitario)
  • Atención eficaz de la salud mental, fácil acceso a diferentes intervenciones clínicas
  • Conexiones sólidas con las personas, la familia, la comunidad y las instituciones sociales
  • Habilidades para la resolución de problemas y conflictos

Al igual que sucede con la salud mental, uno de los obstáculos más grande para prevenir el suicidio es el estigma. Este prejuicio que se manifiesta en actitudes y comportamientos discriminatorios podría ser de familiares, colegas, los medios, los educadores y otras personas, lo cual podría afectar la capacidad de una persona para pedir ayuda y tener una recuperación saludable.

Las poblaciones hispanas/latinas cuentan con factores de protección que incluyen el afecto familiar, la unión étnica, la religiosidad y apoyo en la escuela de maestros o mentores. . Estos sentimientos de compromiso y lealtad hacia la familia, una identidad étnica sana, la participación en la cultura hispana y las objeciones morales con respecto al suicidio desde el punto de vista religioso pueden ayudar proteger a este grupo particularmente vulnerable.

Qué puede hacer usted

Si cree que alguien está pensando en el suicidio, escuche y tome sus preocupaciones en serio. No tenga miedo de preguntarle qué piensa hacer. Hágale saber que a usted le importa y que no está solo(a). Recomiéndele que busque inmediatamente la ayuda de un profesional experto. Bríndele acompañamiento y no lo (la) deje solo (a).

 Seis consejos del CDC sobre lo que Usted puede hacer si está preocupado por un amigo o un ser querido:

  • Pregúntele a la persona si tiene ideas suicidas. (Aunque es posible que las personas tengan dudas en preguntar, las investigaciones demuestran que es útil hacerlo).
  • Por ejemplo, diga: "Al parecer la situación es difícil ahora, y estoy preocupado por ti. ¿Estás pensado en suicidarte”?
  • Mantenga a la persona protegida. Reduzca el acceso a armas letales por parte de quienes están en riesgo (por ejemplo, armas de fuego, objetos punzantes, drogas, medicamentos y alcohol).
  • Quédese con la persona. Preste atención a lo que necesita.
  • Ayúdela a conectarse con los servicios de salud mental y apoyo disponibles.
  • Manténgase en contacto. Realice un seguimiento para saber cómo está la persona.

 Si necesita ayuda para usted o para otra persona, contáctese con la Suicide Prevention Lifeline (Línea de Prevención del Suicidio) llamando al 988 folleto (.pdf).

 Obtenga más información y encuentre recursos en BeThe1To.com. Sea usted quien salve una vida. Usted puede hacer algo para prevenir el suicidio.

Si tiene ideas de suicidio. Puede recibir ayuda eficaz.

Explore los recursos confidenciales y gratuitos disponibles en su área. Puede comunicarse con un asesor de crisis las 24 horas del día, los 7 días de la semana en cualquiera de los siguientes lugares:

  • Llame a National Suicide Prevention Lifeline al 1-800-272-TALK o chatee en línea a través de su sitio web, o envíe un mensaje de texto a Crisis Text Line al 741741 (escriba la palabra AYUDA para hablar con un asesor de crisis en español o a través de WhatsApp al 442-AYUDAME)
  • Si desea obtener ayuda para jóvenes LGBTI (de menos de 25 años), llame a Trevor Lifeline al 1-866-488-7386 o envíe un mensaje de texto con la palabra START al 678678
  • La Línea de Crisis de Veteranos está disponible independientemente de si los veteranos están registrados o inscriptos en la atención médica de la Administración de Veteranos (VA). Llame al 1-800-273-8255 o envíe un mensaje de texto al 838255. Las intervenciones comprobadas, como la planificación de seguridad, el seguimiento, la psicoterapia, el cuidado colaborativo o el uso de medicación han demostrado reducir las ideas y acciones suicidas de forma eficaz al reducir el riesgo de otro intento de suicidio.

Fuentes de Información

Medical leadership for mind, brain and body.

Join Today